El primer día de entrenamientos para el Gran Premio de Catalunya ha sido positivo para los pilotos del equipo Reale Avintia Racing, con Héctor Barberá 11º y Loris Baz 15º, a pesar de sufrir sendas caídas. Pero lo más importante es que las sensaciones han sido buenas y ambos confían en poder mejorar sus tiempos mañana.

En la primera sesión Barberá y Baz se han quedado en el box, la pista seguía mojada y han preferido reservar neumáticos para mañana. El test de hace unas semanas ha sido de gran ayuda y los pilotos han comenzado con una buena puesta a punto base, lo que se ha traducido en un buen ritmo desde el principio. Las caídas de Héctor y Loris han tenido lugar justo en los dos puntos modificados en el Circuit de Barcelona-Catalunya, con el español cayendo en la curva 10 y el francés en la nueva chicane. Afortunadamente ambas se han saldado sin grandes consecuencias y, aunque a Barberá le han diagnosticado un fuerte golpe en el tendón de dedo meñique de su mano izquierda, mañana volverá a salir con más ganas para buscar un puesto en la Q2.

“Hemos empezado el primer día un poco regular. Esta mañana no hemos rodado porque la pista no estaba completamente seca y por la tarde me he caído y se me ha quedado la mano izquierda debajo de la moto. Me he hecho daño en un dedo y al principio me he asustado porque no podía moverlo y tenía mucho dolor. Aun así he llegado al box y he vuelto a salir con mi otra moto. Aunque no me encontraba igual, las tres vueltas que he podido dar no han ido mal y creo que, a pesar de todo, el primer día ha sido positivo. Lo más importante es que estoy bien, en la Clinica Mobile han descartado cualquier rotura y ahora tenemos que intentar bajar la inflamación, porque mañana será complicado ponerme el guante. La moto funciona muy bien en esta pista, hicimos un test de dos días hace poco y la puesta a punto la tenemos. Solo falta elegir bien los neumáticos para el domingo y trabajar para mejorar el ritmo de carrera.”

“Por la mañana la pista no estaba completamente seca y hemos decidido no salir para guardar neumáticos. Por la tarde no ha ido nada mal, hemos salido con una moto con la puesta a punto base de Mugello y otra con la del test, y me ha gustado más de la Mugello. Tenemos que trabajar más, pero ha sido positivo, nos falta un poco de motor, pero mañana tendremos uno nuevo que nos puede solucionar muchos problemas. Está todo apretado pero confío en mejorar mis tiempos. También me he caído en la nueva chicane; en ese punto siempre cortar los pianos, pero esta vez he entrado con mucho ángulo y me he caído. Ha sido una caída lenta, pero rodando en grupo puede ser peligroso porque te quedas en medio de la pista.”