Este fin de semana el Campeonato del Mundo de MotoGP viaja al Red Bull Ring para disputar el Gran Premio de Austria y los pilotos del equipo Reale Avintia Racing, Héctor Barberá y Loris Baz, llegan con ganas de sacarse la espina de la última carrera en Brno, donde nada salió como estaba planeado. El circuito de Spielberg se adapta a la perfección a las características de las Ducati, su trazado es una sucesión de largas rectas unidas por curvas no muy largas, en las que las Desmosedici pueden sacar todo su potencial.

Barberá además tiene una deuda pendiente con la pista austriaca después de que hace doce meses completara uno de sus mejores fines de semana en MotoGP. Lástima que el domingo se adelantara en la salida y, tras no cumplir el ‘Ride Through’ que le impuso Dirección de Carrera, finalmente fue descalificado cuando rodaba séptimo en el grupo de cabeza. Esta vez llega decidido a no fallar y sacar provecho del potente motor de su Desmosedici GP16.

Su compañero en el equipo Reale Avintia Racing, Loris Baz, también tiene buenos recuerdos de Austria, porque a pesar de salir desde la última posición de la parrilla, el francés protagonizó una buena remontada que le llevó a sumar tres puntos. Este año espera poder clasificarse mejor y su objetivo el domingo será terminar en el ‘Top 10’.

“Llegamos a un circuito que me gusta mucho y en el que el año pasado fuimos muy bien, probablemente el mejor fin de semana de carreras desde que estoy en MotoGP. Las primeras vueltas estaba ahí con los de delante y aunque al final me sacaron bandera negra por adelantarme en la salida, las sensaciones fueron muy buenas durante todo el fin de semana. Lo que está claro es que las Ducati van muy bien en Austria. El equipo está más unido que nunca y yo estoy bien físicamente después de haber entrenado duro durante el parón y esta vez tenemos que aprovechar la oportunidad para dejar atrás de una vez la mala racha que llevamos esta temporada.”

“La verdad es que el circuito no me vuelve loco, pero es cierto que su trazado va muy bien para las Ducati. Hay pocas curvas largas y eso debería ser bueno para nosotros, porque la moto no gira mucho y en ese tipo de curvas cuando vas mucho tiempo inclinado sufrimos un poco con el ‘chatter’. Espero poder trabajar bien desde el viernes para poder entrar de nuevo en la Q2 y hacer un buen fin de semana para olvidar la carrera de Brno. La semana pasada perdimos una oportunidad de hacerlo bien, pero en Austria espero que todo vaya bien y podamos luchar el domingo por estar entre los diez primeros.”