Los pilotos del equipo Reale Avintia Racing, Loris Baz y Héctor Barberá han terminado 20º y 21º el primer día de entrenamientos libres en el circuito de Motegi. El primer día la lluvia ha hecho acto de presencia en el trazado japonés y está previsto que el mal tiempo continúe durante el resto del fin de semana. Por lo tanto era importante aprovechar bien el primer día para coger confianza con la moto y con los neumáticos Michelin de agua.

En el primer libre de la mañana Héctor Barberá ha comenzado marcando el ritmo, pero después ha ido cayendo en la clasificación al no poder mejorar sus registros. Justo al contrario ha sucedido con Loris Baz, ya que el francés ha logrado mejorar considerablemente de la mañana a la tarde. Pero cuando ha cambiado neumáticos no ha conseguido tener las mismas sensaciones.

Mañana los dos pilotos de Reale Avintia saldrán a pista con el objetivo de entrar en el top diez en el FP3. Será complicado, pero ambos confían en poder sacar lo mejor de sus Ducati en estas condiciones tan complicadas.

“Ha sido un primer día complicado, porque aunque nos gusta rodar en estas condiciones de lluvia, todo ha sido más difícil de lo normal. Esta mañana no ha ido mal al principio, pero no hemos encontrado la dirección correcta con la puesta a punto. Después en el FP2 he decidido salir con el neumático de esta mañana y me he encontrado bastante bien, tenía casi el mismo ritmo que los demás con goma nueva. Pero cuando he parado para montar un neumático nuevo nada ha funcionado igual. Tenemos que revisar bien la moto y revisar con Michelin el neumático porque no tenía nada de ‘grip’. Tampoco podía entrar a cambiar porque sabía que vamos justos de neumáticos para todo el fin de semana. Mañana trataremos de entrar en la Q2, no tenemos el mismo ‘feeling’ que en Misano, pero lucharemos”.

“El primer día ha sido bastante difícil. Por la mañana las sensaciones no han sido malas, pero hemos aguantado toda la sesión con el mismo neumático hasta el final. Esta tarde hemos decidido hacer la moto más dura para ver si mejoraba aún más el ‘feeling’ pero el resultado ha sido mucho peor. Iba más rígido encima de la moto y me costaba mucho hacerla girar. He querido hacerla un poco más blanda con la precarga, pero no ha sido mejor. Mañana volveremos a la puesta a punto base y trataremos de luchar por un buen puesto en la parrilla para el domingo. Lo bueno es que dan lluvia para todo el fin de semana y podremos trabajar más en la moto para la carrera”.