Después de empezar muy fuerte el primer día el piloto del equipo Reale Avintia Racing, Héctor Barberá, esperaba poder estar en hoy en la Q2 peleando por los doce primeros puestos de la parrilla y por ello ha gastado dos neumáticos blandos en el FP3 esta mañana, pero no ha podido ser. Quien sí ha logrado pasar directo a la Q2 ha sido su compañero Loris Baz tras lograr el décimo mejor tiempo por la mañana.

Con tan solo un Michelin trasero blando en la Q1, Barberá se lo ha jugado todo a una carta, pero la apuesta no le ha salido bien y mañana saldrá 16º desde la sexta línea de la parrilla. Aun así confía en poder remontar en la carrera de mañana tanto si se cumplen las previsiones de lluvia, como si finalmente se disputa en seco.

Loris Baz ha salido muy motivado a la Q2, pero en sus dos intentos no ha conseguido completar una buena vuelta y mañana saldrá desde la duodécima posición en de la parrilla. Al igual que Barberá, el francés prefiere una carrera en mojado, porque ayer ambos pilotos del Reale Avintia demostraron que en condiciones de lluvia pueden ser muy competitivos.

“Estar entre los doce primeros siempre es positivo y sobre todo cuando lo consigues en seco. Haber pasado directos a la Q2 también facilita las cosas y aunque me hubiera gustado ganar una línea más en la parrilla no ha podido ser. Hacía mucho calor y los problemas que teníamos esta mañana han aumentado, pero estoy contento y con ganas de que llegue la carrera. En seco no estamos mal, pero si finalmente llueve, salir desde la cuarta línea nos ayudará mucho. Tengo muy buenos recuerdos del cuarto puesto del año pasado y mañana saldré muy motivado porque esta moto en agua es una pasada.”

“Ha sido una lástima porque ayer comenzamos muy fuerte y tenemos buen ritmo. En el FP4 hemos rodado rápido y de forma constante, pero nos ha pasado factura el segundo neumático blando que monté esta mañana para intentar pasar directo a la Q2. Esta tarde lo he echado en falta porque solo nos quedaba uno y no ha funcionado muy bien, porque la moto tenía muchísimas vibraciones. Pero no nos vamos a conformar, el equipo y yo estamos muy motivados, hemos llegado a este circuito con otra mentalidad y yo estoy trabajando duro para adaptarme a la moto. Mañana es cuando dan los puntos y tendremos que hacer una buena remontada. En seco el objetivo será estar entre los diez primeros y si llueve todo puede pasar. Veremos qué pasa mañana.”