El equipo Reale Avintia Racing llegaba a la República Checa con muchas ganas de comenzar la segunda mitad de la temporada con buen pie. El viernes Héctor Barberá comenzó muy bien y todo parecía ir por buen camino. Ayer sábado Loris Baz pasó directo a la Q2 y aunque Barberá no lo logró, ambos esperaban sumar puntos hoy en carrera. Además la lluvia podía ayudarles, porque ambos han demostrado en numerosas ocasiones que en condiciones de mojado pueden ser muy rápidos, y precisamente en Brno la pasada temporada lograron uno de los mejores resultados para el equipo.

Pero la suerte no ha estado del lado del equipo Reale Avintia Racing esta vez. La lluvia ha cesado justo antes de darse la salida y después tanto Barberá como Baz han tenido problemas en el cambio de moto. Héctor ha tenido que volver a pasar por boxes al sentir que algo no iba bien en su moto, pero con dos paradas sus opciones de sumar puntos se han esfumado. Loris ha tirado a uno de sus mecánicos en la parada, aunque todo se ha quedado en un susto. Luego ha comenzado a remontar y ha llegado a estar undécimo, pero después ha perdido varias posiciones y se ha caído a falta de seis vueltas cuando intentaba alcanzar a Jack Miller.

La próxima semana el Campeonato del Mundo de MotoGP tendrá una nueva cita en Austria, y los pilotos del equipo Reale Avintia Racing espera olvidar esta carrera con un buen resultado.

“Ha sido un fin de semana con muchos altibajos, en algunos momentos hemos llegado a ver la luz y en otros nos hemos perdido. Hoy ha sido una carrera muy complicada y nada nos ha salido como teníamos planeado. Antes de la salida ha dejado de llover y ha sido una lotería. He decidido parar pronto a cambiar de moto porque el circuito ya estaba para ir con neumáticos lisos, pero cuando he salido algo no iba bien en la moto, así que he tenido que volver a entrar. Con dos paradas la carrera ya estaba perdida. Pero lo más positivo del fin de semana es que el equipo está muy motivado y todos queremos pasar esta mala racha cuanto antes. La semana que viene tenemos una nueva oportunidad y en un circuito muy bueno para Ducati.”

“Ha sido complicado elegir los neumáticos antes de salir. Siempre dejamos las motos con reglajes de agua cuando la carrera es en mojado, y tras las primeras vueltas se cambia a seco. El problema es que en la primera vuelta ya estaba seco y se podía entrar a cambiar, pero tenía que esperar a que la moto estuviera lista. Al final he entrado casi como todos y en el cambio he tirado a uno de mis mecánicos. Saliendo de boxes estaba pensando en lo que había pasado y casi me caigo. He necesitado un par de vueltas para volver a concentrarme y luego tenía un ritmo normal. Pero esta moto es complicada, conseguimos dar una vuelta rápida, pero dar muchas seguidas es difícil, nos cuesta hacerla girar, siempre tenemos muchas vibraciones delante y cuanto más gastados están los neumáticos es peor. He forzado mucho para dar caza a Miller y me he caído. Es una pena, pero así son las carreras.”