Los pilotos del equipo Reale Avintia Racing saldrán mañana en el Gran Premio de las Américas desde la quinta línea de la parrilla. Loris Baz lo hará desde la 14ª posición y Héctor Barberá justo por detrás del francés. Los dos pilotos han luchado en la Q1 para poder pasar a la Q2, y aunque Baz ha estado muy cerca, ha perdido todas sus opciones en la última curva donde ha estado a punto de caer. Pero el bravo piloto de Reale Avintia Racing ha conseguido salvar la caída al más puro estilo del rodeo americano, y ha terminado siendo el protagonista en la primera sesión clasificatoria. Mañana tiene buen ritmo y, aunque no será fácil, espera poder luchar por el Top 10.

Héctor Barberá ha terminado muy cerca, pero el piloto español sigue trabajando para adaptar su estilo a la Desmosedici GP16. Aunque la posición en parrilla no es muy buena, Barberá ha terminado el día contento con su progresión y mañana espera seguir mejorando su forma de pilotar la Ducati en las 21 vueltas de la carrera.

“Ha sido un día complicado, sobre todo por la mañana. En el FP4 hemos encontrado algo positivo y no ha ido mal. En los cronometrados el feeling era bueno, he intentado buscar una rueda para hacer una vuelta, pero no ha podido ser. Pero a pesar de ir solo la vuelta no ha estado mal. Después estaba mejorando con el segundo neumático, pero quizás he empujado demasiado. Sabía que ya iba justo cuando he frenado, y quizás debía haberme ido largo para hacer la curva, pero quería entrar en la Q2… Bueno, no lo he logrado, pero he hecho una buena salvada y al menos se van a ver los patrocinadores en todo el mundo.”

“Estoy contento pero solo a medias. Estamos en fase de adaptación, aunque suene raro que lo diga un piloto que lleva 16 años en el Mundial. Pero tengo que empezar de cero y cambiar mi estilo de pilotaje. Con mi estilo esta moto no va y sabemos que debo cambiarlo. Hemos mejorado bastante con respecto a la carrera anterior, no lo que nos hubiese gustado, pero creo que estamos en el camino correcto, aunque sabemos que no es fácil porque hay que cambiar todos los hábitos de conducción. El mayor problema es cuando quiero ir rápido, porque es cuando no piensas e instintivamente sale mi estilo y esto es lo que más me penaliza. Tengo que tomarme la carrera con calma, como si fuera un entrenamiento y mi objetivo es mejorar mi estilo, sin importarme la posición final.”