El Mundial de MotoGP regresa después de tres semanas de parón desde la carrera de Silverstone el pasado 25 de agosto. Justo después de dicha prueba, los equipos de la categoría reina disputaron un test privado en el Circuito de Misano con el objetivo de preparar el GP de este fin de semana. En él, Tito Rabat acabó 12º y Karel Abraham, que arrastraba una lesión producida en Inglaterra, solo pudo rodar el primer día y consiguió el 23º mejor tiempo. Sin embargo, ambos pilotos se muestran optimistas de cara a la cita italiana.

“Estoy deseando correr en Misano. Lamentablemente, estoy tomando antibióticos ahora. Es increíble, la última carrera la hice lesionado y ahora esto. Espero ser lo suficientemente fuerte como para competir al 100%”.

“Hicimos dos días de test en Misano justo después del GP de Silverstone y la verdad es que fueron positivos porque, entre otras cosas, tuvimos un buen ritmo así que tengo muchas ganas de comenzar el fin de semana”.